Gestiona la Ansiedad en el Teletrabajo

Para aprender a gestionar esos episodios de ansiedad, te brindamos algunas técnicas de relajación que te serán Útil en tu día a día.  Un trastorno común La ansiedad es con diferencia la condición psiquiátrica más común en Europa, con una prevalencia del 14%, siendo las mujeres el colectivo más afectado. Esta es una de las conclusiones recogidas en la ‘Guía […]

Para aprender a gestionar esos episodios de ansiedad, te brindamos algunas técnicas de relajación que te serán Útil en tu día a día.

 Un trastorno común

La ansiedad es con diferencia la condición psiquiátrica más común en Europa, con una prevalencia del 14%, siendo las mujeres el colectivo más afectado. Esta es una de las conclusiones recogidas en la ‘Guía CON(Vivir) con la ansiedad’, un trabajo conjunto de Inés López Ibor, especialista en Psiquiatría y profesora titulada de la Universidad Complutense de Madrid y LASEA.

Según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya en 2017 una de cada cuatro personas sufría ansiedad. En 2018, se calculó que hasta un 29% de la población sufriría por lo menos una vez en la vida un trastorno de ansiedad y, para final de la década se prevé que sea el principal problema de salud junto a la depresión, pudiendo afectar a más de 300 millones de personas. A pesar de estos datos, sigue siendo un trastorno en el que muchos de los pacientes no reciben un tratamiento adecuado

¿Qué es la ansiedad?

El término ansiedad se utiliza para describir esos sentimientos y reacciones que surgen cuando nos sentimos amenazados, incluso antes de que el peligro sea identificado. Es una respuesta emocional que nos permite sobrevivir. La ansiedad es la anticipación a una amenaza, una respuesta emocional ante situaciones que consideramos amenazantes. Es importante destacar que la ansiedad por sí misma no es buena o mala, es adaptativa y necesaria, un mecanismo universal, que se da en todas las personas

Está estrechamente relacionada con el control o, mejor dicho, con la falta de él. Suele darse en todas esas clases de situaciones como las actuales, donde sentimos que tenemos incertidumbre y no podemos controlar lo que está por suceder. Muchas veces, a partir de esto, la ansiedad se califica o se categoriza como ‘exceso de futuro’.

La persona que sufre ansiedad presenta síntomas fisiológicos como aceleración del ritmo cardíaco, sudoración en las manos, dificultades para respirar y tragar o aumento de la temperatura corporal. También puede darse el caso de tener la constante sensación de que va a suceder algo malo  próximamente o incluso de entrar en el discurso de imaginar distintos escenarios como quedarnos sin trabajo, sin pareja o perder a alguien, generando una continua tensión, preocupación e incertidumbre.

¿La ansiedad tiene tratamiento?

La ansiedad es un trastorno que debe ser diagnosticado por un especialista. hay distintos grados dentro de esta patología, y por tanto, hay diferentes tipos de tratamientos que responden a las necesidades de cada uno de ellos. 

Hay que tener muy claro que en todos los casos hay un tratamiento, bien sea a través de terapia psicológica llevada a cabo por un profesional cualificado (especializado en atención clínica), o a través de medicamentos. Igualmente siempre es aconsejable llevar una vida sana con buenos hábitos. Comer sano, hacer deporte y dormir bien, son claves para conseguir que los tratamientos adoptados sean más eficaces.

Conviviendo con la ansiedad

La ansiedad es una de las grandes epidemias de nuestro tiempo y cuenta con distintos matices. En esta época es frecuente que las personas presenten algún indicio de ansiedad. Vivimos en un mundo muy rápido y no cejamos en nuestro empeño de tratar de controlarlo todo, no aceptando que muchas situaciones se escapan de nuestro control. Poner el freno e ir a nuestro ritmo en las cosas que sí están a nuestro alcance es una manera de enfrentarnos a esta situación.

Una de las palabras que definen la situación desde la aparición de la pandemia es incertidumbre. A nadie le gusta como compañera de viaje pero no queda otra que aprender a convivir con ella. Incertidumbre sobre la evolución de los acontecimientos, la guerra, la situación en nuestro país o incluso a nivel personal o laboral.

¿Es posible controlar esa angustia? Si la ansiedad es ‘exceso de futuro’, una de las grandes herramientas para controlarla es poder vivir un poco más en el presente, en el aquí y ahora. Siendo cautos pero valorando el presente y siendo agradecidos por todo lo bueno que tenemos, desde salud, familia, amigos, etc.

Recursos al alcance de todos

La meditación es la técnica de relajación por excelencia, aunque es cierto que necesita de unas condiciones concretas para llevarlo a la práctica. Este método tiene la particularidad de actuar igual tanto sobre el plano mental y sobre el plano físico, permitiéndonos dejar a un lado los pensamientos negativos y aprender a regular las angustias diarias.

Más allá de un simple ejercicio de relajación, la meditación es casi un arte. Permite evitar enfermedades mentales y cardiovasculares. Actúa también sobre la capacidad para gestionar las emociones negativas y ayuda a centrarnos en nosotros mismos para encontrar la fuerza necesaria para combatir las distintas situaciones que nos provocan estrés. 

El yoga también es una disciplina muy recomendable para encontrar momentos de serenidad. Por su parte la sofrología combina ejercicios de meditación y yoga para reducir la sensación de estrés, de angustia y de tensión para llevarnos a un estado de bienestar mental y físico duradero.

Por otro lado, cuando estamos estresados, a menudo tenemos la sensación de estar oprimidos, de no respirar bien. Sin embargo, existen métodos para retomar una respiración fluida, profunda y calmada. Cuando estés en esta situación, inspira durante 5 segundos y expira durante otros 5 segundos, concentrándote en expulsar todo el aire. Hazlo de la manera más natural posible, sin forzar la respiración. Esto te permitirá oxigenarte y regular tu frecuencia cardíaca. Su enorme ventaja es que puedes practicar estos ejercicios en cualquier momento y lugar.

Fuente: www.up-spain.com

Compartir:

DOCUMENTOS: