¿Para qué sirve la comunicación asertiva en el mundo laboral?

La asertividad es la habilidad que nos permite expresar los propios sentimientos y nuestras opiniones frente a otras personas, sin hostilidad ni agresividad y respetando siempre los derechos y la dignidad de nuestros interlocutores

La asertividad es la habilidad que nos permite expresar los propios sentimientos y nuestras opiniones frente a otras personas, sin hostilidad ni agresividad y respetando siempre los derechos y la dignidad de nuestros interlocutores. Se trata de un elemento psicológico que nos ayuda a decir lo que consideramos que debe ser dicho, sin dejarnos intimidar por si eso resulta incómodo.

Esta habilidad social no solamente se reduce a la expresión de emociones, sino también de opiniones, deseos, impresiones, sentimientos o preferencias, todo ello siempre teniendo en cuenta que el interlocutor también tiene una serie de intereses y valores que deben ser tenidos en cuenta. En este artículo veremos qué papel juega la comunicación asertiva en el mundo laboral.

Los beneficios de la comunicación asertiva en el trabajo

En el mundo laboral actual, la asertividad es una de las habilidades más útiles en la mayoría de empleos, y es por ello que dicha soft skill es cada vez más demandada en los procesos de selección de personal, ya que un profesional asertivo será mucho más útil para la empresa gracias a sus capacidades sociales y de interacción con otros empleados.

Veamos con algo más de detalle por qué se considera que la comunicación asertiva es útil en el ámbito de las empresas y de los negocios.

1. Mejora el clima laboral

La asertividad posibilita que tanto compañeros de trabajo como superiores puedan señalar y felicitar cualquier logro que podamos alcanzar durante nuestro trabajo, es por eso que en última instancia permite mejorar el clima laboral.

De igual manera, la asertividad facilita mucho más el trabajo en equipo y la resolución de problemas de todo tipo de manera cordial, ya que esta se basa en que cada uno dé su opinión de manera amable y sin traspasar límites sociales o de educación.

Además de eso, la asertividad también facilita un intercambio de información más claro y pleno, sin malentendidos y con un estilo comunicativo cercano entre trabajadores, lo que mejora el tipo de relación que se establece entre las personas.

Tener un ambiente laboral en el que reina la asertividad en sus profesionales, nos asegurará un clima más optimista, amable y apto para el trabajo en equipo.

2. Promueve la productividad

Al propiciar un mejor clima laboral y prevenir la aparición de malentendidos (muchos de los cuales surgen cuando una persona no se atreve a comunicar a tiempo que ha detectado un error o ha ocurrido un imprevisto), los equipos de trabajo rinden mejor y más a gusto, lo cual también influye positivamente en la productividad y en un mejor desempeño de las obligaciones laborales.

Además de eso, un mejor estado anímico, emocional y salud psicológica de los trabajadores también redundará en un mayor rendimiento laboral y la consecución de los objetivos de manera mucho más rápida y diligente.

3. Reduce la conflictividad laboral

La conflictividad laboral es uno de los principales problemas que tienen las empresas con sus trabajadores y que más influyen en el rendimiento y la productividad de los empleados. Muchos de estos “choques” surgen debido a una incapacidad para gestionar las propias emociones sin posicionarse ante los demás viéndolos como enemigos u oponentes a la mínima que aparece un desacuerdo.

Contar con unos empleados asertivos que dominen también otras habilidades sociales como la escucha activa o la capacidad de colaboración resulta de gran ayuda en la empresa para que haya buen ambiente y evitar posibles enfrentamientos, discusiones constantes o conflictividad laboral en general.

4. Promueve la asunción de responsabilidades

Las personas asertivas son capaces de expresar sus sentimientos y problemáticas pero también lo son de asumir responsabilidades y posibles errores cometidos durante la jornada de trabajo.

Esto también es de gran importancia en la empresa y ayuda a supervisar que todo vaya bien en cada momento y también a detectar posibles problemas o fallos humanos con mayor rapidez y eficacia.

5. Facilita la comunicación interna

La comunicación interna de una empresa facilita y agiliza el tránsito interno de información valiosa entre miembros de la organización, ya sea entre compañeros de un mismo departamento o entre superiores y subordinados.

Como hemos indicado anteriormente, la asertividad permite expresar los propios problemas, demandas o necesidades, por lo que es una cualidad que promueve de manera excelente la comunicación en el seno de la empresa.

6. Ayuda a prevenir los casos de mobbing

En empresas con trabajadores asertivos, es más difícil que se produzcan casos de acoso laboral o mobbing, ya que las personas son capaces en todo momento de establecer límites personales y de comunicar rápidamente las dinámicas de hostilidad o de violencia que surjan entre trabajadores.

7. Promueve la inteligencia emocional en la organización

La inteligencia emocional es propia de personas asertivas, y consiste en la capacidad de comprender tanto las propias emociones como las ajenas.

Esta habilidad también resulta de gran importancia y cuenta con una gran demanda en todo tipo de procesos de selección de personalidad y de empleos modernos.

Las personas con inteligencia emocional son conscientes siempre de sus emociones, conocen sus necesidades y luchan para reivindicar o demandar tanto sus intereses propios como los de la empresa.

8. Promueve los debates internos

El hecho de que los empleados se expresen con total claridad y exterioricen en todo momento cualquier cosa que les pueda preocupar o cualquier demanda que puedan tener favorece la comunicación y los debates internos sobre temas serios, así como las peticiones hacia superiores.

De esta manera, es mucho más fácil para las empresas realizar todo tipo de cambios y reformas en la empresa o en la forma de organizarse, acorde a las demandas de sus trabajadores, para que sus empleados trabajen con mayor diligencia y flexibilidad.

9. Permite establecer relaciones significativas

Las personas asertivas también son capaces de establecer relaciones de amistad y camaradería mucho más profundas y significativas, lo que contribuye a crear también un ambiente laboral positivo.

Cuando los miembros de un mismo grupo de trabajo conforman una unidad o equipo basado en el respeto, la amistad y la solidaridad, el trabajo se hace mucho mejor y más rápidamente.

10. Mejora la confianza de los empleados

Por último, la asertividad también influye positivamente en la confianza y la autoestima de los propios empleados, ya que se ven capaces de superar cualquier obstáculo y de lograr cualquier objetivo que se propongan.

En definitiva, podemos decir que la asertividad afecta positivamente a los intereses de la empresa y también permite a sus trabajadores dotarse de herramientas que les permitan trabajar con mayor diligencia, aumentar sus niveles de autoestima y mejorar su salud mental.

Compartir: