Cómo crear un plan de bienestar en entornos híbridos

Los equipos directivos tienen un papel clave en la vida profesional y personal de sus personas y, a la vez, tienen en sus manos la oportunidad de crear una cultura de bienestar que contribuya a la mejora del ambiente en sus entornos de trabajo.

Los equipos directivos tienen un papel clave en la vida profesional y personal de sus personas y, a la vez, tienen en sus manos la oportunidad de crear una cultura de bienestar que contribuya a la mejora del ambiente en sus entornos de trabajo. Las empresas más allá de un simple lugar en el que trabajar, pueden decidir convertirse en el lugar ideal para trabajar.

Los beneficios del bienestar

El bienestar es un recurso para conseguir los objetivos de la organización, mejorando el crecimiento personal de las personas, la relación con el equipo, la relación con el líder y la relación con la organización. Para ello es importante entender los beneficios que aporta crear un plan de bienestar:

  • Mejora el rendimiento: mejora las habilidades básicas de salud, los conocimientos y su motivación, creando cambios en las conductas ayudando a las personas a ser más saludables, a tener mayor rendimiento y ser más felices.
  • Aumenta el sentimiento de pertenencia: forja un vínculo más fuerte entre la pertenencia y el desempeño organizacional, fortaleciendo las conexiones, la cohesión de equipo y su sentimiento de contribución a los objetivos compartidos. 
  • Atrae y retiene el talento: trabaja en una cultura que fomente el bienestar y la conciliación de la vida personal-laboral, una buena imagen de marca, un buen clima y promueva salarios competitivos, todos estos factores garantizarán el éxito de toda la estrategia. 
  • Mejora el compromiso y la satisfacción: satisface las necesidades básicas de tus personas, que se sientan cuidadas y valoradas dentro la empresa mediante servicios, políticas y tecnologías creando una mayor lealtad y motivación hacia la organización y mejores embajadores de marca. 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de plantearnos crear una cultura del bienestar de forma transversal en la compañía? La creación de esta estrategia global de bienestar se define en 5 fases: 

1 | Visión y misión (análisis)

El objetivo es SER UN EXCELENTE LUGAR PARA TRABAJAR, donde todos los empleados sabrán que la empresa se preocupa por su bienestar. Por lo tanto, debemos preguntarnos: ¿hacia dónde nos dirigimos? 

2 | Evaluación de la situación (diagnóstico)

El objetivo es IMPULSAR EL BIENESTAR DE FORMA TRANSVERSAL promoviendo personas gestoras y promotoras de su propia salud. Debemos preguntarnos: ¿dónde deberíamos estar? 

Algunas preguntas que podemos  hacernos en esta fase son:

  • ¿Queremos implantar una cultura (plan) de bienestar o sólo acciones puntuales?
  • ¿Qué métricas epidemiológicas, de absentismo y cultura tenemos?
  • ¿Tenemos el compromiso de todos los departamentos implicados?
  • ¿Qué departamento y qué profesional liderará el proyecto?
  • ¿Qué programas ya estamos realizando y cuál ha sido el impacto?
  • ¿Podemos vincular acciones a programas de otros departamentos?
  • ¿Lanzamos una encuesta a los empleados como diagnóstico? ¿Qué perfiles de empleados tenemos?
  • ¿Crearemos embajadores y líderes del proyecto?
  • ¿La gestión diaria será interna o externa con un proveedor experto?
  • ¿Tenemos limitaciones presupuestarias?

3 | Plan estratégico (DAFO y plan estratégico)

El objetivo es CREAR UNA CULTURA DEL BIENESTAR, construir entre todos una cultura de confianza que promueva la sostenibilidad de la compañía, el bienestar y desarrollo de los empleados. Debemos preguntarnos: ¿cómo llegamos hacía allí? 

4 | Plan de acción (interno y externo)

El objetivo es el BIENESTAR DENTRO DE LA ESTRATEGIA DEL EMPLEADO. Integrar el bienestar en nuestra forma de trabajar para conseguir que la persona lleve una vida más saludable y sana. Debemos preguntarnos: ¿qué acciones debemos realizar y qué recursos necesitamos? 

5 | Plan de comunicación (interno y externo)

El objetivo es COMUNICAR EL BIENESTAR DE FORMA TRANSVERSAL para empoderar a las personas a participar y mejorar sus hábitos con mensajes motivantes y persuasivos. Debemos preguntarnos: ¿Qué canales debemos utilizar y qué mensajes utilizar? 

Cuando la cultura del bienestar está ligada a la estrategia de employer experience y employer branding de la empresa, creando políticas y acciones que desarrollen experiencias vitales para los empleados, es cuando conseguimos generar un vínculo emocional con la empresa. Crear una experiencia del empleado coherente mejora el rendimiento individual, del equipo y del negocio.

El desafío del trabajo híbrido y el futuro de las plataformas de bienestar

Las nuevas políticas de trabajo híbrido post-covid han creado desafíos en todas las compañías a nivel global, sobre todo en buscar nuevas formas de comunicar para llegar a todo el mundo y fomentar la cohesión de equipo a distancia.

Respeto los programas de bienestar que con anterioridad al COVID-19 se realizaban la mayor parte en formato presencial, con la nueva forma de trabajar híbrida es más necesaria que nunca la tecnología que permita poder hacerlos extensibles a todo el mundo. Por este motivo muchas empresas escogen plataformas de bienestar que les permitan centralizar en una única herramienta, todos los programas y servicios que la empresa ofrece a los trabajadores pudiendo gestionar programas globales y deslocalizados en todas sus sedes nacionales y/o internacionales de forma integral y personalizada. Permitiendo además, analizar, gestionar y medir en tiempo real la evolución de todos los programas de una forma segura y confidencial, ayudando a predecir comportamientos y patrones de salud, riesgos y estilos de vida. 

Gráfico

Por lo tanto, la empresa puede poner en valor y ofrecer las mismas oportunidades a todos los trabajadores para participar en todas las actividades, servicios,  beneficios sociales, retos, campañas, programas etc, sin tener en cuenta dónde estén ubicados los trabajadores,  creando un ecosistema de reto, difusión y competitividad sana. El objetivo final es sensibilizar y empoderar a las personas para que escojan conductas más saludables, sostenidas en el tiempo, y generar un compromiso continuo consigo mismas, con la empresa y con su entorno. Debemos conseguir que las personas se conviertan en gestoras y promotoras de su propia salud creando una sociedad más sana y sostenible. Los programas de bienestar más exitosos son aquellos que combinan, de una forma humanizada y experiencial, la ciencia, el conocimiento, el empoderamiento, el  gaming y la tecnología.

Conclusión

Los equipos directivos más influyentes del mundo reconocen que influyen en el bienestar de los empleados todos los días, para bien o para mal, y tienen la misión de mejorar sus vidas, no solo su desempeño. Mejorar el bienestar de las personas tiene un impacto directo en el resto de objetivos empresariales: aumento del compromiso, retención del talento, sentimiento de pertenencia y satisfacción, disminución del absentismo y un mejor clima laboral. Facilitando el crecimiento personal de las personas que conforman la organización, un aspecto esencial para conseguir el rendimiento sostenido de nuestros equipos, mejoraremos la relación con los equipos, con los líderes y con la organización. El capital humano es el principal activo de la empresa, responsable de su crecimiento, y debemos cuidarlo creando empresas más saludables, seguras, productivas, humanas, competitivas y sostenibles.

Curso de Bienestar Social

Curso - Taller

Elaboración del PLAN DE BIENESTAR LABORAL DE RRHH

Compartir: